PUBLICACIONES

VI Domingo de Pascua

Icono Homilias

Las circunstancias que estamos viviendo, crean en nosotros una tensión, con respecto a la estructura del mundo, en el que nos tenemos que mover. Conflicto provocado por las costumbres que teníamos y las nuevas normas, a las que debemos ajustar, nuestros comportamiento, para evitar la expansión del virus.

A eso hay que añadir las novedades que nos estamos encontrando:

Algunos seres queridos que faltan, amigos o conocidos que echamos de menos y además unas estructuras nuevas que nos hacen estar siempre alerta, cuando estábamos acostumbrados a vivir con espontaneidad.

Si profundizamos y damos un paso adelante, nos encontramos con familias sufriendo el paro, emigrantes no readmitidos, además del temor a contraer enfermedades a las que estamos todos sujetos. Es decir, se ha creado un conflicto, provocado por imposiciones de índole de salud, por incomprensiones, por coacciones del medio ambiente, injusticias y acciones que rigen nuestro mundo.

Hay quienes se conforman con estar en desacuerdo, otros se dedican a realizar su realización individual, esperando que por el proceso imprevisible del tiempo todo cambie y evolucione.

Nosotros, como creyentes comprometidos en la transformación del mundo, no podemos conformarnos con pensar lo que es recto, sino que tenemos que ponerlo en practica, con la ayuda de Dios.

El hombre honrado y creyente, con su acción, ha de trabajar por expulsar del mundo el espíritu del mal; y en el proceso de esta lucha hay que tener confianza, a pesar de las adversidades que nos podamos encontrar: “Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde, creed en mi”, nos dice Jesús en el Evangelio.

El Espíritu Santo está presente en nosotros, para convencernos de los contravalores reinantes y liberarnos de las injusticias y pecados.

En esta lucha, para conseguir la justicia y la liberación de todo mal, no hay espacios acotados. El orden temporal, en todos sus aspectos, debe ser invadido por la crítica y transformación del Espíritu del resucitado.

El camino, como ya sabemos, es el amor y amando, contaremos con el Espíritu defensor que nos ayudará a transformar el mundo, Él está entre nosotros.

Como los Apóstoles y discípulos de Jesús, que recorrieron Samaria, Galilea y llegaron hasta Grecia, es decir, el mundo conocido por ellos, así, para nosotros no hay barreras en la tierra, nuestra casa; y por tanto, la tierra que debemos cuidar y Evangelizar.

¿Cómo?

  1. Primero y sobre todo dando gloria a Dios por medio de Jesucristo que es la causa de nuestra esperanza; pero inmediatamente después, ejercitando la mansedumbre y el respeto con todos, sin temor y con valentía; mejor es padecer haciendo el bien, que padecer haciendo el mal.
  2. El Espíritu Santo nos dará la fuerza que necesitamos pues habita entre nosotros; pero no es el espíritu del mundo, sino el Espíritu que nos vivifica y trasforma nuestros corazones.
  3. Participar del sacramento de la Eucaristía un día más, es igual que aceptar el compromiso de trasformar nuestra sociedad, haciendo posible un mundo nuevo: el reino de Dios.

LECTURAS DE HOY

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (8,5-8.14-17):

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaría y les predicaba a Cristo. El gentío unánimemente escuchaba con atención lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía, y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban. La ciudad se llenó de alegría. Cuando los apóstoles, que estaban en Jerusalén, se enteraron de que Samaría había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; ellos bajaron hasta allí y oraron por ellos, para que recibieran el Espíritu Santo; pues aún no había bajado sobre ninguno; estaban solo bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 65,1-3a.4-5.6-7a.16.20

R/.
Aclamad al Señor, tierra entera

Aclamad al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria.
Decid a Dios: «¡Qué temibles son tus obras!».  R/.

Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre.
Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas en favor de los hombres.  R/.

Transformó el mar en tierra firme,
a pie atravesaron el río.
Alegrémonos en él.
Con su poder gobierna eternamente.  R/.

Los que teméis a Dios, venid a escuchar,
os contaré lo que ha hecho conmigo.
Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica
ni me retiró su favor.  R/.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (3,1.15-18):

Queridos hermanos:
Glorificad a Cristo el Señor en vuestros corazones, dispuestos siempre para dar explicación a todo el que os pida una razón de vuestra esperanza, pero con delicadeza y con respeto, teniendo buena conciencia, para que, cuando os calumnien, queden en ridículo los que atentan contra vuestra buena conducta en Cristo.
Pues es mejor sufrir haciendo el bien, si así lo quiere Dios, que sufrir haciendo el mal.
Porque también Cristo sufrió su pasión, de una vez para siempre, por los pecados, el justo por los injustos, para conduciros a Dios. Muerto en la carne pero vivificado en el Espíritu.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (14,15-21):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque. no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

Palabra del Señor

Comparte en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp